viernes, 24 de junio de 2016

Mía se hace mayor

Este simpático libro escrito por Dra Monica Peitx, endocrinóloga infantil, describe los cambios puberales que tendrá  Mia, una jovencita de nueve años, en el transcurso de los siguientes años.

Hacerse mayor es una gran aventura tanto para los chicas como para los chicos. A pesar de que estamos en la Era del Conocimiento, es asombroso ver todavía la ignorancia y el pudor para hablar de estos temas entre los jovenes y sus padres. Este libro está dirigido a las chicas pero también es una muy buena información para el padre y para los hermanos. Abre la puerta para hablar de las variaciones normales que se producen durante "el cambio"y hace hincapié en los hábitos saludables.

Cuanta mayor información mejor, y si es accesible, mejor todavía. Ante preguntas tan naturales como: ¿Pechos? ¿Tops? ¿Sostenes? ¿Dormir más?¿Pelos? ¿Depilarse? ¿Regla? ¿Compresas? ¿Tampones? muchos papás se verían con apuros para responderlas.

Este librito, ilustrado con mucho hacierto, se podría regalar a todos los escolares a esa edad.


viernes, 10 de junio de 2016

Doloroso trauma en el hombre por una cremallera

En el niño pequeño la causa más frecuente de traumatismo peneano es la caída de la tapa del váter al orinar y, la segunda, la misma que en los adultos. El Zipper trauma o ZIRPI (zipper related penile injury), que se describió por primera vez en 1936.

Este accidente tiene relación  con el Sr. Gideon Sundback que hace unos 100 años patentó algo que ahora es imprescindible en nuestros días. Este señor, al parecer, no tuvo demasiado éxito en sus inicios pero luego sería imprescindible en el mundo: la cremallera. El Dr. Lawrence Wyner, avisó de este traumatismo en el adulto les ocurre a unos 2000 pacientes cada año en EE.UU, aunque no es nada raro en el niño. El prototipo del accidentado es un joven menor de 18 años, no circuncidado y que no suele llevar ropa interior. ¡No sabía que muchos van sin calzoncillos!

¿Podría demandar un paciente al fabricante de la cremallera? Podría ser otra razón para la circuncisión temprana para evitar los dolorosos pellizcos en el prepucio? Ahí están las preguntas para el que quiera debatir.

Una solución propuesta es sustituir la cremallera por un buen velcro pero ... ¡uf! 



via GIPHY

domingo, 5 de junio de 2016

Brillante médico asesinada por su marido, un reconocido neurólogo

Presencia de cianuro en la sangre de la Dra. Klein
Este tenebroso episodio llamó poderosamente mi atención y, aunque ya ha pasado algún tiempo, vuelvo sobre él. ¿Cómo es posible que un médico con gran categoría científica fuera capaz de asesinar a su esposa que, a su vez, era una reconocida ginecóloga de EEUU?

En 2013, el Dr. Robert Ferrante (64 años) y su esposa (41 años), la  Dra Autumn Klein, vivían con su hija de 6 años de edad, en Pittsburgh, Pennsylvania. El Dr. Ferrante era co-director del Centro de Investigación de la ELA, y profesor de neurología de la Facultad de Medicina de Pittsburgh pero antes había trabajado en la Universidad de Harvard y en el Hospital General de Massachusetts - es decir, no era un cualquiera. Estando a allí conoció a la que sería su esposa, una brillante médico. Ésta fué fichada por la Universidad de Pittsburgh Medical Center (UPMC) y, en el momento de su muerte, era profesor asistente de neurología, obstetricia, ginecología y servicios de reproducción en la Universidad de Pittsburgh. Su marido se trasladó a Pittsburgh con ella como investigador. 

La Dra. Klein se desplomó en su casa después de tomar un batido nutricional y su esposo llamó al Servicio de Emergencias Médicas Se la trasladó a un hospital y murió tres días más tarde. El Dr. Ferrante insistió en que se incinerara y no se hizo autopsia a pesar de ser una muerte poco clara. Un sagaz médico de guardia envió  la sangre a Toxicología y se demostró que la Dra. Klein había sido envenenada con cianuro. 

¿Quién tenía acceso a ese producto y se lo había puesto en la bebida? El Dr. Ferrante, como investigador, tenía acceso a ese producto que, en escasas cantidades,  puede matar a una persona sin dejar rastro pocas horas después de la ingestión. Se demostró que había obtenido dicho producto unos 2 días antes de la muerte de su mujer. El veredicto final tras el juicio de noviembre de 2014 fue de cadena perpetua para el Dr. Ferrante. El o los móviles de su acción no los he podido aclarar del todo aunque se barajan tres: estaba celoso del éxito profesional de su esposa, rechazaba tener otro hijo con ella o cría que ella tenía una aventura con otro hombre.

Si ese sagaz médico de guardia no hubiera enviado la sangre a toxicología, probablemente el Dr. Ferrante estaría libre.

domingo, 29 de mayo de 2016

La maledicencia (Daniel Tubau)

Sin pedirle permiso me atrevo a resaltar algunos aspectos de este post de Daniel Tubau. Yo no lo hubiera hecho mejor y, por eso, lo "fusilo".


Maledicencia: hablar mal de los demás. Sería agradable pensar que la palabra que describe el vicio de hablar mal ya no se emplea porque ha desaparecido el vicio, pero me temo que la verdadera razón de su poco uso es que "hablar de los demás" es completamente equivalente a "hablar mal de los demás". Del mismo modo que la crítica parece identificarse siempre con crítica negativa, sólo se habla de los otros para hacerlo mal. Yo conozco muchas personas que cuando elogian algo o alguien en realidad están criticando a quienes no son como aquel al que elogian. 

Además, yo creo que uno de los problemas de los maledicentes es que son en gran medida rehenes de aquellos a los que critican, pues sus vidas están demasiado pendientes de los errores ajenos, y sus mentes demasiado obsesionadas por buscar una nueva grieta en la que hundir la piqueta y pasarse unas cuantas horas demoliendo.  Una mente que se ocupa tanto de los demás, de lo malo de los demás, está diciendo mucho acerca de sí misma, de su manera de moverse por el mundo, de su tolerancia y flexibilidad, de su soberbia y de su egocentrismo en el peor de los sentidos. De lo que busca y, por tanto, de lo que encuentra. 

Una moda que ejerce una presión indudable, puesto que en muchos lugares y situaciones parece exigirse hablar mal de los otros para socializarse bien. Si no lo haces, incluso te miran mal: "No tienes opiniones, eres un hipócrita, no observas la realidad o quieres edulcorarla, te las das de santo, te falta carácter", etcétera. 

martes, 24 de mayo de 2016

Para enfermar o para morir, el código postal es más importante que el código genético

Suena raro pero así es. Los expertos en salud pública lo saben bien. Hay una loteria de salud y muerte relacionada con el código postal (C.P.). Depende del lugar donde uno viva puede tener más calidad de vida, menos enfermedades y vivir mas años.. El código postal determina el lugar de residencia y todo su entorno. Es muy probable que en los lugares sin C.P. puedan mostrar disparidades porque algunos pueden tener una calidad de vida envidiable mientras en otros puede ser desastrosa en todos los sentidos.

Lo mismo es aplicable, o más, a los niños y, por tanto, su C.P. puede marcar su vida. Para botón de muestra tienen este estudio que alerta sobre al aumento de autismo en los lugares que se combate al mosquito (Aedes aegypti) causante de la tranmisió e infección del virus Zika con plaguicidas.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Alarma por el Enterovirus D68 y A71

Los medios de comunicación siempre han servido para ayudar a la población a que adquiera más conocimientos medicos. Con periodistas tan sensatos como Ana McPherson y Josep Corbella, la información que nos proporcionan es veraz y equilibrada. Sin embargo, el empleo de redes sociales sin una buena información crea situaciones de pánico. Los padres se envían mensajes a diestro y siniestro causando una intranquilidad desaforada como está ocurriendo actualmente.

La reciente noticia de la infección de niños por dos tipos de Enterovirus. el D68 (descubierto en 1962) y el EV A71 (nuevo en esta plaza pero con estudios previos) junto con la eterna duda sobre la veracidad de las informaciones que dan los políticos metidos en los ministerios  y consejerías de sanidad, hace que muchos padres no se fíen de sus declaraciones. Por eso les recomiendo que pulsen aquí para tener una información actualizada.

El problema de la infección por este virus es que puede dar una afectación parecida a la Parálisis Fláccida Aguda (producida por el virus de la polio y por otros virus) aunque no esta clara esa asociación. Este virus es poco conocido y la información sobre él se está actualizando constantemente. tal como hace la Academia Americana de Pediatría.

En resumen, el EV-D68, es un virus común que causa una infección respiratoria, generalmente  leve, pero que puede llegar a ser grave en algunos individuos e incluso afectar al sistema nervioso. En cambio del EV A71 sabemos muy poco y, desgraciadamente, podremos añadir experiancia a la acumulada hasta ahora.

domingo, 15 de mayo de 2016

Enric

Es muy amigo mío, simpático, alegre, cariñoso y valiente. Cuando viene a la consulta se lo pasa muy bien y... yo también





lunes, 9 de mayo de 2016

Los cacharros más útiles cuando tienes un bebé (y los que no valen para nada)


Caja de cartón
(Finlandia 1947)
He dejado el título original del artículo escrito por Madre reciente (cada vez menos) porque me ha encantado. Para leerlo pueden pinchar aquí.

La autora resalta cómo lo que para unos es útil después de preguntar a un buen número de padres y madres recientes  por los objetos que les habían resultado más útiles y los más inútiles. La dispersión de resultados resulta curiosa porque, en realidad, el bebé necesita muy poco para su cuidado. Los finlandeses fueron los pioneros en mostrar la sobriedad  con su famosa caja de cartón que otros paises han copiadop-or su utilidad- como México con su proyecto "Cunas CDMX".

Algún padre motivado podría evaluar el coste económico de esos cacharros y, a buen seguro, serían astronómicos. La caja de cartón finlandesa actual -preparada para cuidar de un niño durante el primer año de vida- se puede comprar en internet por unos 350 €.


lunes, 2 de mayo de 2016

Al Dr. Muhammad Wassim Maaz y a Médicos Sin Fronteras

El hospital Al Quds, en el distrito deSukkari, disponía de 34 camas y contaba con un área de urgencias, servicio de consultas externas, atención obstétrica, un departamento de pacientes ambulatorios, área de hospitalización, una unidad de cuidados intensivos y un quirófano. Ocho médicos y 28 enfermeros trabajaban a tiempo completo en el hospital, que era además el principal centro de referencia para pediatría en Alepo. 

El Dr. Muhammad Wassim Maaz y otros cinco sanitario murieron de madrugada del 27 de abril al ser alcanzados por las bombas que destruyeron el hospital. Aún no se había casado a los 36 años porque afirmaba que no podría atender a una familia cuando había tantos niños llorando.  Estaba solo y, al parecer, era uno de los últimos pediatras de Alepo. Su familia se había refugiado tiempo atrás en Turquía y hacía cuatro meses que no la veía. En el último lustro de guerra civil en Siria solo había tenido tiempo para curar las heridas de metralla y enfermedades causadas por la miseria a miles de menores.



No creo que yo fuera capaz de hacer algo así y por eso le admiro.